tristeliz

Al fondo de la barra
una mujer; una
mujer en principio
como tantas: que fuma,
bebe, ríe, charla, y se echa
la melena para atrás;
ya digo, como tantas.

Hasta que su
mirada se cruza acaso
con la tuya
-o a ti te lo parece-,
y por un breve
instante
el tiempo se detiene,
y esa mujer es única,
y todo cambia,
y todo puede pasar.
Todo.

También
-como sucede
casi siempre-
que no pase
absolutamente nada.

Karmelo C. Iribarren

Escombretes amunt, toca fer neteja!

Ja no importa el color que vesteixin, per a mi tots parlen igual i del mateix. No n’hi ha cap que visqui a la mateixa realitat que jo, ni que pretengui fer-ho en cap moment. Només “saben” parlar i parlar… però per l’orifici on creuen que els hi surten les paraules, només hi segueix sortint merda.

Estic segur de que algún dia aconseguirem netejar-vos això que en diueu “boques” i us farem callar. Serà llavors quan us la farem menjar tota. Merda i ràbia, ben acumulada. Sense plat ni cullera.

Que us vagi de gust!

Neteja